“Ser de Serrano” es un sentimiento de pertenencia a Madrid, una sensibilidad por nuestra cultura, por sus detalles, por ser tradicional y cosmopolita. Por eso en Arado compartimos más que un movimiento, un sentimiento. Yo Soy De Serrano

La ciudad de Madrid tiene una personalidad única y esconde experiencias muy especiales, tanto de día como al caer el sol, ya que Madrid es una ciudad que nunca duerme y está llena de vida. Entre su gente, sus barrios y sus calles, se vive el ser madrileño y auténtico. Se respira ocio y diversión en cada paseo, con un calor que es capaz de acoger, atrapar y enamorar a cualquier persona, venga de donde venga.

Dentro de Madrid existe un barrio que engloba el carácter madrileño y auténtico, el barrio de Salamanca y dentro de este barrio hay una calle que representa perfectamente el carácter del barrio, de Madrid y de los madrileños. Sin duda nos estamos refiriendo a Serrano. En cuanto pones un pie en la ciudad de Madrid, te sientes parte de la misma y de su gente, antes de que te des cuenta “lo serrano” formará parte de ti.

Ser de Serrano implica esa “chulería”, ese “ser, vivir, hacer y sentir” en Madrid, y Arado quiere formar parte de este trozo tan especial de la ciudad. Nuestra propuesta grita a los cuatro vientos que somos de esta tierra, que somos de Serrano. Siempre abiertos a nuevas formas y experiencias pero sin olvidar nuestras raíces y legado.

En Arado somos de Serrano, y eso implica respeto a la tradición. Hacemos nombre a nuestra tierra y costumbres, recuperamos las recetas de nuestros abuelos pero con técnicas modernas, pero siempre con el mismo objetivo, mantener la esencia de los sabores de antaño. Creamos una alquimia de sabores a partir del recuerdo, buscamos un dèjá vu culinario.

Ser de Serrano es vivir con pasión. En arado somos una familia y de ahí nace nuestra pasión y dedicación que trasladamos a nuestros platos. Estos son dos pilares que demuestran al final del día que estamos comprometidos y con lo que hacemos, con nuestros clientes y equipos de trabajo.

Nuestro secreto no está en las recetas de antaño y sabores auténticos, esa es la consecuencia de nuestros valores únicos. De esta forma somos capaces de ofrecer una experiencia más allá del plato, con una sensibilidad y modernidad característica de Madrid, de Salamanca y de Serrano.

Porque nuestra propuesta gastronómica es de la tierra al plato. La elaboración de nuestros platos nace en los mares y terrenos aledaños, donde se seleccionan productos de primera calidad para nuestra cocina, después nos inspiramos en las recetas de antaño.

En Arado somos de serrano, apasionados de Madrid y de sus gentes. La tradición nuestra razón de ser y la cocina los que somos.

Si eres del mundo, eres de Arado. Si eres Arado, eres Serrano.