Revivimos el Madrid del siglo XIX a través de José de Salamanca y Mayol, más conocido como el Marqués de Salamanca. Aunque para amigos y familiares fue un “loco”, a este personaje le debemos el nombre de nuestro barrio, el Barrio de Salamanca.

 

Aquellos que conocéis Madrid, sabéis que el Barrio de Salamanca es de las zonas residenciales y comerciales más apreciadas de la capital, y con mayor nivel de vida. El Barrio de Salamanca, un lugar elegante, con historia y solera; numerosos actores, periodistas, escritores… viven y se mueven por sus calles a diario.

Pero, ¿de dónde viene el nombre de El Barrio de Salamanca?

Recoge su nombre de José de Salamanca, que promovió y dirigió su construcción a mediados del siglo XIX. En esta época Madrid contaba con un viejo urbanismo que lastraba y alejaba a la ciudad de otras capitales europeas más modernas. Por ello, Isabel II aprobó el proyecto de ensanche de Madrid y, es en este punto, cuando José de Salamanca, más conocido como el Marqués de Salamanca, quiso hacer su aportación a Madrid creando su propio concepto de barrio aristocrático, con las mejores condiciones.

Con el inicio de la construcción del Barrio de Salamanca la modernidad llegó a Madrid. Aparecieron nuevas viviendas con dormitorios amplios, grandes ventanas, agua corriente y calefacción. De esta forma los nobles y burgueses de Madrid tendrían las primeras casas modernas y estas se situarían, por supuesto, en el Barrio de Salamanca.

El urbanismo del Barrio de Salamanca también fue algo novedoso para la época. Se diseñaron amplias calles y avenidas de veinte o treinta metros, creando esa sensación de espacio que transmitían las principales capitales europeas. Las casas tenían grandes accesos para carruajes e importantes patios interiores, que posteriormente se convertirían en callejones y entramados muy característicos del Barrio de Salamanca. Pronto esta zona tan singular de Madrid alcanzaría los 20.000 habitantes.

José de Salamanca, en su concepto de barrio moderno y auténtico Madrid, tuvo que afrontar una problemática que le preocupaba especialmente, la lejanía del Barrio de Salamanca respecto al centro. Esta zona quedaba descolgada de la zona más antigua y de una parte importante de la ciudad. Para romper ese aislamiento e insuflar vida a el Barrio de Salamanca, José reunió una importante suma de capital para construir en 1871 lo que sería la primera línea de tranvía de Madrid, que conectaría el Barrio de Salamanca con Puerta del Sol.

Desde la primitiva idea de José de Salamanca hasta hoy en día, el Barrio de Salamanca nos enamora con una imagen puntera, moderna, elegante y exclusiva. Hoy en día cuenta, entre sus calles, con las tiendas más caras y los restaurantes más prestigiosos de Madrid, como Arado Grocery & Restaurant.

Sin duda, un pedazo de historia más vivo que nunca, un barrio del que sentirse muy orgulloso mientras se pasea por sus calles y se disfruta de sus espacios únicos con encanto y sus gentes.